jueves, 25 de marzo de 2010

¡EL MEJOR REGALO! / © Carlos M. Montenegro


No hace mucho remití al director de Meridiano, el diario donde se publica originalmente esta columna, Víctor J. López, una selección de mensajes de personas que me leen y tienen la deferencia de enviarme sus comentarios, casi siempre positivos, al e-mail que suele acompañar a mi columna. La idea era pavonearme un poco y hacerle notar que hay quien me lee e incluso que a algunos les gusta. Acusó recibo de mi correo y me felicitó pero acto seguido me disparó esta andanada: “¿Y tú contestas sus correos agradeciéndoles el detalle?”. Confieso que no me esperaba eso, así que medio confundido le dije que lo hacía con los que me enmendaban la plana o los que a veces me malentendían para aclarar las cosas o para disculparme por el yerro. A lo que me replicó algo así como: “pues muy mal hecho, lo menos que puedes hacer es agradecer que se hayan molestado en escribirte unas líneas sobre tu trabajo”. O sea que “fui por lana y salí trasquilado”, como reza el viejo proverbio castellano o más corto: salí regañado.
Recapacitando, veo que al veterano jefe no le falta razón y he decidido agradecer a todos mis comunicantes su deferencia, pues la verdad es que cada vez que recibo sus correos me siento muy orgulloso. No me es posible hacerlo de uno en uno pues aunque no son multitud, tampoco son escasos. Espero me excusen.
Guardo en mi memoria algunos detalles gracias a Internet, por
ejemplo: desde Rusia reciben por la web lo que Meridiano publica; son dos venezolanos que residen allá, una profesora de español cervantino y otro que al parecer es un próspero empresario. Desde Argentina también me suelen mandar parabienes, lo mismo que desde Curitiba, al Sur de Brasil. Un señor de apellido Konrad o Conrad me dijo que esperando en la consulta del médico, leyó en un Meridiano retrasado “Los Culpables …”,  averiguó el día en que salía y desde entonces compra el periódico todos los miércoles, ¿no es fantástico?
Hay venezolanos en Los Ángeles Ca. y otros estados que me han escrito pues leen Meridiano por Internet y de paso a mí. También hay lectores que reportan desde España, especialmente una en Barcelona que por medio de amigos me hace llegar sus halagos y varios en Madrid; en Logroño, mi ciudad natal, una amiga me corrige inexactitudes. En Venezuela tengo quienes también me trabajan el ego, como un gran maestro de psicoanalistas, y una muy especial que me ayuda a corregir. Mis familiares y amigos íntimos los doy por descontado.
Todo esto es para decirles cuán agradecido estoy, y que mientras escribo como estoy de “cumple”, sus correos son mi mejor regalo de cumpleaños. Hoy me hacen sentir muy importante.

BAJA EN LA BARRA


Luis Correa,
célebre director de la polémica película "Ledezma, el caso Mamera" 
falleció hoy en Caracas de enfisema pulmonar a la edad de 73 años


Adiós a un cineasta
Por: Mate González
Tomado de Tal Cual Digital

Luis Correa ha sido el único cineasta venezolano que ha estado preso por el contenido de su película Ledezma, el caso Mamera. Fernando Rodríguez, ex presidente de la Cinemateca Nacional, cuenta que esta ha sido la única película venezolana censurada por los tribunales.
El largometraje está basado en  la vida del distinguido Argenis Ledezma, oficial de la policía metropolitana, quien fue encarcelado por asesinar a tres jóvenes, quienes mantenían relaciones íntimas con su esposa. Ledezma, el caso Mamera relata cómo fue la captura del policía y la reconstrucción de los asesinatos.  La juez V en lo Penal decidió la encarcelación de Luis Correa en 1982. “ Él estuvo preso tres meses en la cárcel El Junquito”, relata la esposa del cineasta.
Toda la filmografía de Correa estuvo inspirada en hechos de la realidad venezolana. Además del caso Mamera, sus películas más destacadas fueron Se llamaba SN (1978), basada en el libro homónimo de José Vicente Abreu sobre las torturas del régimen pérezjimenista, y La matanza de Santa Bárbara (1986), historia del asesinato de las familias Semprún y Meleán en Zulia.
Además de ser realizador cinematógrafico, Luis Correa también escribió libros de poesía como Distancia hacia la zona y Silenciario. Su primer libro fue una novela llamada Fal Brigada Uno, libro testimonial de las guerrillas en Venezuela
Luis Correa fue un hombre muy involucrado con los procesos políticos en Venezuela. En los años sesenta participó en la guerrilla urbana. Durante el actual gobierno se desempeñó como jefe de seguridad de PDVSA.
Sus restos serán velados en la Capilla Monumental en el Cementerio General del Este, en la Guairita. Mañana a las 3:00pm



martes, 23 de marzo de 2010

¿ES BESABLE ALICIA? / Alberto Rodríguez Barrera




Charles Ludwidge Dogson (1832-1898) escribió bajo el seudónimo de Lewis Carroll y creó dos de las historias infantiles más reconocidas del mundo: Alicia en el País de las Maravillas y Alicia a través del Espejo.

El mayor de 7 hermanas y 4 hermanos, entró a la Christ Church College de Oxford a los 18 años y se quedó ahí el resto de su vida enseñando matemáticas y lógica y sirviendo como diácono. Mantuvo su salud y apariencia juvenil hasta más allá de los 60 años. Era una persona tímida que tartamudeaba, cosa ésta que desaparecía ante la presencia de niños. Prefería la compañía de las niñitas, llevándolas de excursión y entreteniéndolas con historias fantásticas. Fue en una de esas excursiones, el 4 de julio de 1862, que Dogson –inspirado por Alice Kiddel de 10 años- creó el cuento que llegó a ser conocido como Alicia en el País de las Maravillas. Publicado tres años más tarde, el autor recibió fama mundial.


La vida sexual de Carroll fue una gran peculiaridad, y la peculiaridad fueron las niñitas. Aunque se cree que murió virgen, tuvo alrededor de 100 novias. No le interesaban los niños: “Para mí no son una raza de seres atractivos”. Al principio reclutaba sus compañeras de los hijas de sus amigos, pero luego expandió sus horizontes y descubrió nuevas amiguitas en los trenes, en las playas o en caminatas. Se hizo un “connoisseur” de niñitas, prefiriéndolas de clase alta, agradables de cara y figura, inteligentes y enérgicas. Se llevaba bien con todas hasta la edad de 10 años; pensaba que las doceañeras eran las más atractivas físicamente. La pubertad lo arruinaba todo, y desaparecían de su vida a los 16. Dijo una amiga que sobrevivió hasta su adultez: “A muchas muchachas cuando crecen no les gusta ser tratadas como si tuvieran 10. Personalmente encontré ese hábito de él muy refrescante.”


Carrol fue un fotógrafo amateur, siendo su tema favorito las niñitas. Las posaba en trajes, pero su favorito era ninguno. Este hobby de fotografiar a las prepúber desnudas (aunque siempre con el permiso de las madres)  generó chismes malucos, lo cual llevó a que súbitamente abandonara la fotografía en 1880.

A finales de los 1880s le dio por invitar a las niñitas a quedarse con él en su casa de verano, y redujo las restricciones etarias: de una de 10 pasó a una de 12, luego a 14 hasta llegar a 18, “llegando ahora hasta ser imprudente en cuanto a las edades.” Se especuló que le propuso matrimonio a Alice Liddel, pero aunque no hay pruebas de ellos, la mamá de Alice

destruyó con ira todas las cartas que le había escrito a su hija.

Carroll se preocupó mucho sobre la edad apropiada para besar a una niña. Le escribió a la madre de una: “¿Son ellas (sus hijas) besables?...Con niñas menores de 14 no creo necesario preguntar, pero Margery tiene más de 14, y en tales casos, con nuevas amigas, generalmente le pido permiso a la madre.”

Un consejo de Lewis Carrol: “Si limitas tus acciones en la vida a las cosas que nadie pueda encontrarle faltas, no harás mucho.”

domingo, 21 de marzo de 2010

DELETE CULPOSO o FATAL ERRORS / Pablo Antillano



Informo a todos que el  día que decidí sacar a Diego de mi lista de contactos de Gmail fui secuestrado por un un episodio de abatimiento culposo.. No es frecuente tener que borrar de la lista a alguien que ha fallecido y cuya dirección ha permanecido allí por más de un año desde su desaparición. La verdad es que no me atrevía a sacarlo, me parecía algo asi como una deslealtad, una mala jugada, y me preocupaba la idea de que pudiera descubrirme y sentirse herido, donde quiera que se encontrara.

Durante todo este tiempo estuve enviandole el blog porque él seguía en el Grupo D en la lista de correo. Pero siempre se me devuelve, como si alguien de un cierto más allá quisiera recordarme que ahora Diego le pertenece y que mis envíos son una impertinencia. La notificación de Failure Delivery, emitida desde desde el  Mail Delivery Subsystem, es como una reprimenda, como un reclamo y, en su enmarañada e impenetrable codificación, parece portar más de un mal presagio. A veces  advierte: !! The following addresses had permanent fatal errors !!  y nos pone a temblar. Pero no es infrecuente encontrarse con admoniciones igualmente sobrenaturales como: User mailbox exceeds allowed size  o cuasi-mosaicas como Insufficient permission .

Finalmente me he armado de valor y he borrado a Diego de la lista.No puedo decir que no me costó. Entre otras cosas me produjo un gran sobresalto la ventana de Google que me interrogó fríamente sobre si yo estaba consciente de que si hacía click cuando el cursor estaba sobre la palabra Aceptar Diego iba a ser suprimido , no sólo de la lista de contactos, sino de todos los archivos:  de Buzz, de Picasa, de Reader, de Google Chat, de Latitude, de Google Voice, de Google Sync para móviles (iPhone y Android incluidos) y la función de autocompletado de Gmail. Estuve a punto de arrepentirme y me pregunto ahora por qué no lo hice.

Igualmente inquietante me ha resultado la culpa que arrastro desde entonces por no haber reparado este acto de “deleteo”, de borrado electrónico. No es nada difícil volver a abrir el archivo de los contactos y re-escribir el nombre y la dirección de mi amigo desaparecido. Eso, al restituirlo a su existencia en la web, tal vez me produciría una cierta calma. Pero me ha resultado imposible hacerlo. Me encuentro paralizado, observando una batalla campal , en una arena invisible e inubicable,  entre la superstición y lo razonable. No se sabe cual de las dos energías resultará más aborrecible. La vocación de ambas es, en este caso,  hacernos sentir mal .

De los  sentimientos y de los miedos no se ha liberado el muy tecnológico Universo Virtual de Internet . En eso se parece mucho, demasiado, al otro...

sábado, 13 de marzo de 2010

miércoles, 10 de marzo de 2010

lunes, 8 de marzo de 2010

CHAU CARUAO/ Arianna Arteaga Quintero ( la hija de Valentina)



http://lapequecomeflor.blogspot.com/2010/03/adios-caru.html

Arianna Arteaga Quintero. Periodista de oficio, viajera de profesión y fotógrafa

La casa de sus abuelos en Caruao, una institución de la región , maestros de la zona, cultivadores de hierbas sanadoras, cultores de las mejores tradiciones del país, fue invadida con los argumentos en boga sobre titularidad ancestral y contra la propiedad. Han sido desalojados frente a la mirada incompetente de las autoridades y bajo el manto sagrado del discurso violento de la cúspide.

Hemos tomado este testimonio de su blog LA PEQUEÑA COMEFLOR.


Tanto que te quise Caruaíto de mi vida. Fueron 15 años pisando tus gramitas, viendo como mi abuelita te convertía en un oasis de maticas, flores, cartelitos y detalles. Me acuerdo la primera vez que te vimos, eras un terrenito con potencial, la casa estaba bastante maltrecha y tenías pocas plantas para darnos cobijo, pero nos picaste cómplice el ojo, supimos que eras el lugar perfecto para que mis abuelitos vivieran el atardecer de colores que se merecían tras una larga estadía en este mundo. Te bautizaron "La Guachafita" porque así somos los Quintero, jodedorcitos, compinchosos, un clan. Pasé mil vacaciones contigo, me recorrí todas las playas que te quedaban cerca, los ríos, las montañas, viví mis necedades adolescentes y crecí refugiándome en tus tierras. Porque eso fuiste siempre para mí: un refugio, un remanso de paz, un escape de la urbe, de la vida, de todo. Ese era el papel que jugabas para mis abuelos y yo decidí pegarme en esa. Sí, supongo que ya te habrás dado cuenta de que te hablo en pasado, también debes estar aterrado con la quema y la tala que te desnudó. Y sé que tú también nos vas a extrañar, porque durante 15 años te dimos amor y cuidados que nos devolviste en frutos y verdes agradecidos. Lo siento muchísimo, nunca quisimos abandonarte, pero te mereces una explicación y te la voy a dar.

El 28 de febrero estaban Inés, Luis Gerónimo, Lucía, Victoria, Fredy e Ignacio en La Guachafita, tú sabes, de esas combinaciones que se daban sin que nadie avisara antes porque a esa casa entraban todos como río en conuco. La calidez de mis abuelos siempre lo permitió. De pronto vino Aníbal, el muchacho que te cuidaba junto a mi abuelos, a darnos el pitazo de que estaban invadiendo por la entrada. Ya había pasado antes y lo habíamos resuelto en paz y por la ley, todos tus papeles están en regla. Pero esta vez la cosa se veía peor. Llegaron decididos a talar y "limpiar el terreno", cuando les preguntamos nos trataron groseramente y supimos que era el Consejo Comunal el que autorizaba el desatino. Fuimos ese mismo domingo a ver al presidente del Consejo, nos recibió tranquilo y nos dijo que no era su culpa, que la asamblea comunal había resuelto revisar tus papeles, pero que no se autorizaba la invasión en sí... Hicimos una cita para el martes siguiente, llevaríamos los documentos para que vieran que estabas en regla. Ahora sabemos que fue ingenuidad, pensamos que el diálogo era posible. No fue así. El pueblo de Caruao, esa gente con la que mis abuelos convivió en perfecta armonía durante 15 años, esa gente con quienes cantamos aguinaldos en las misas de gallo, esos niños a quienes mi abuelita llevó a pintar y les leyó cuentos, ESE pueblo, sin avisar, nos convirtió en el enemigo. Pasamos de ser los guachafitos a ser "terratenientes", "oligarcas" y otro montón de cosas que no entendemos. Ellos se transformaron en "cimarrones", "oprimidos" y "necesitados". No nos dejaron hablar y los documentos fueron de paseo, ni les interesaba verlos. Qué irónico, pensar que si tu tierra no estaba mejor aprovechada, fue porque no había manera de conseguir mano de obra en la zona.

Así las cosas nos fuimos consternados de la reunión, mis abuelos estaban aterrados, no comprendían una palabra de lo que les estaba pasando. Durante esa semana terminaron de quemarte enterito, te talaron cada arbolito, te convirtieron en un desierto triste y mustio. Nosotros hablamos con el Gobernador de Vargas, con la policía y la Guardia Nacional. Al siguiente sábado pusimos la denuncia en la GN y el Gobernador mismito dio la orden de desalojo. Se apareció el mismísimo Procurador con un Comandante y toda una comisión de hombres armados a poner orden. Mandaron a llamar al Consejo Comunal y se apareció toda una poblada. No lograron llegar a nada, esa gente estaba enardecida, desesperada de ira, era terrible ver cómo nos habíamos convertido en el objetivo de tanta rabia. Ese día se apareció toda la familia a apoyarte. Nos fuimos bastante desesperanzados, pero decidimos darle un compás de tiempo a las autoridades que tanto apoyo nos estaban dando, para ver qué pasaba. El domingo en la tarde se complicó la cosa. Los invasores se aparecieron a hacer un sancocho y terminar de talar a punta de machete. Nosotros llamamos a la GN desesperados tratando de protegerte, llegaron en 40 minutos, echaron unos tiros al aire y se llevaron a uno preso por indocumentado. Tratar de poner orden y defenderte fué un detonante veloz, la gente se incendió de rabia, comenzaron a amenazarnos a gritos desde lejos. Luego un par de ellos se fue hasta la casa donde estaban sólo Antonio y mis abuelitos a decirles que si a las 9pm no habían soltado al detenido, lo pagábamos nosotros, quemarían la casa con todos adentro y si pasábamos por el pueblo quemaban el carro. Antonio nos llamó asustadísimo, y con toda razón. Arrancamos para allá en el acto, como te dije, los Quintero somos un clan unido. En el camino Carola nos avisó que en el pueblo había armado un zaperoco, que la poblada se quería meter a la casa y la policía trataba de pararlos. Hasta la policía estaba en pánico, no había pistola posible. Llegamos y todo se calmó cuando se le pidió a la GN que soltara al vándalo...no teníamos cómo protegernos. Fue muy triste, tuvimos que recoger lo que pudimos. Por primera vez en mi vida entera vi a mi abuelo llorar, mi abuelita devastada, mi mamá, toda la familia. Nunca pensamos que tendríamos que salir de tus tierras como refugiados de guerra, pero eso somos. Todos -ellos "los malos" y nosotros "los buenos"- somos TODOS víctimas de una situación que nos supera. De un gobierno al que se le fué de las manos la situación, se les fué de las manos su discurso de confrontación, que no logra aplicar la autoridad porque no han sabido dar el ejemplo. De una descomposición social que no para, que se algidece con el consumo de drogas y alcohol, con las promesas no cumplidas y con la ley del mínimo esfuerzo. Puedes creer que fuimos a la fiscalía a poner la denuncia y tanto la fiscal, como el procurador, como el comandante de la GN dijeron que no podían hacer nada... Sí, nosotros también estamos tristes, nos dolió en el alma despedirnos de tí. Sobre todo así, tan rápido, en apenas una semana acostumbrarse a la idea de no verte más. Pero tienes que entender que para nosotros lo importante es la vida de mis abuelos y con las cosas como están ya no puedes ser un hogar para ellos. Chao Caru. Chao para siempre. Tanto que te quise.

La peque

miércoles, 3 de marzo de 2010

martes, 2 de marzo de 2010

LA NATURALEZA TIENE CAPRICHOS/ Antonio Skármeta



LA NATURALEZA TIENE CAPRICHOS

QUE LOS HOMBRES NO DOMINAMOS/

Tomado de Clarín

Que el terremoto sea un hábito chileno no nos excusa de decir que este último de la madrugada del sábado es el más estremecedor que he vivido. Escribo en mi estudio de Santiago tras abrirle un hueco a mi ordenador entre los cientos de libros de mi biblioteca derrumbados de los estantes. Escribiendo me alivio un poco de la porfiada monotonía de las informaciones de la televisión que acumulan tragedias sin tregua. Cientos de compatriotas muertos o desaparecidos y la cifra sube sin piedad. El pujante Chile, que destacaba por su modernidad y progreso en América Latina, se le ve gravemente herido. No sé cuántos años tardará la reconstrucción. Este es un país no sólo de delgada forma extravagante, sino también un territorio extremadamente vulnerable. Los cuatro mil kilómetros que separan el punto más alto en el norte del más extremo del sur son igualmente presas propicias para los movimientos telúricos.

Esto fue así, y seguirá siendo así, pues la naturaleza tiene caprichos que los hombres no dominamos. Tras cada catástrofe, con más voluntarismo que lógica, pensamos que acaso sea la última. De hecho, un sismo de esta violencia no ocurría desde hace cincuenta años. Creímos entonces que la tregua de la Madre Tierra era infinita, pero ahora escribimos desde los escombros que provocó su furia. La violencia estalló en plena noche, hacia las cuatro de la mañana del sábado. En Chile es verano y ciento de miles tienen vacaciones en las playas o en los bellos lagos del sur. Las noches de suave brisa y cielo estrellado son propicias para grandes festivales de teatro, o de la canción popular, como el de Viña del Mar, nuestra más conocida ciudad-balneario, que justamente tenía esta semana su fiesta máxima: el Festival de la Canción. Este año la competencia internacional tenía una modalidad distinta debido a que Chile celebra en 2010 el Bicentenario de su Independencia del Reino Español.

Se le encargó al jurado determinar cuál es la más bella canción del mundo de los últimos cincuenta años de muchos países. Algunas son sincopadas, otras románticas, y las hay también conceptuales. Esto permite que Argentina compita con “El día que me quieras” de Gardel y Le Pera, Estados Unidos con “Rock around the clock”, el tema de Bill Haley y sus Cometas que nos electrizó hace cinco décadas al final del film de Blake Edwards, Blackboard Jungle”, Inglaterra con “I can’t get no satisfaction” y la dulce Italia con el soberbio proyectil hacia el cielo de Modugno: “Volare”. España mandó un tema de Mocedades: “Eres tú”, que en la versión actual sonaba como una letanía religiosa.

No sé quién ganó porque el multitudinario Festival cerró sus puertas sin una finalísima. La catástrofe terminó anulando todo: conciertos, cines, partidos de fútbol. “Cerrado el país hasta nuevo aviso”. Cerrado también el aeropuerto internacional de Santiago. Dicen que por 72 horas. Otros la negocian en 48. Las imágenes que muestra la televisión son calamitosas. Pero el ministro de Obras Públicas asegura que los daños son más bien “cosméticos”.

Cosméticos o no, el hecho es que la tragedia pulveriza al menos tres grandes acontecimientos que tenían a Chile como sede. El principal, que prometía brillo a destajo, era el Quinto Congreso de la Lengua Española en Valparaíso. Lo iban a inaugurar los Reyes de España junto a la presidenta Michelle Bachelet. Excelente ocasión para celebrar la vitalidad de la lengua común entre españoles y americanos y además broche de oro para la rubia presidenta que en dos semanas entrega el gobierno tras 20 años de su coalición de Centro-Izquierda al derechista Sebastían Piñera, claro ganador del ballotage en enero ¡Lástima!

Los pocos congresistas que llegaron a Santiago escaparon despavoridos en pijamas de sus cuartos en el hotel, otros que venían en vuelo aterrizaron en Buenos Aires y acaso los más alcanzaron a enterarse del terremoto en sus respectivos países y no emprendieron el viaje.

Inconmensurable tristeza, porque la Real Academia Española, el Instituto Cervantes, las editoriales y medio mundo le tenían e ese encuentro unas ganas locas y apostaron a él con entusiasmo. Incluso alcancé a recibir la deslumbrante “Nueva Gramática de la Lengua Española” que en dos volúmenes se las arregla en mi escritorio para no sucumbir a las frecuentes réplicas del terremoto. Víctima del sismo fue también un precioso primer Congreso de Literatura Infantil y Juvenil que atrajo a cientos de especialistas de España, Brasil e Hispanoamérica al Palacio de Bellas Artes en Santiago. El antiguo edificio hoy padece un escueto cartel escrito a mano: “Cerrado”. Sus cornisas se desprendieron y cayeron estruendosas sobre las escalinatas.

Doble lástima, tanto para la saliente presidenta como para el electo nuevo gobernante de la derecha. La primera, porque se merecía un festivo final a su gestión: según las encuestas, abandona el cargo con más de 80% de aprobación popular. Y Sebastián Piñera, que quería partir gobernando con energía arrolladora, va a tener ahora que dedicarse en primer lugar a reparar la cancha donde esperaba deslumbrar con jugadas mundialistas.

http://www.clarin.com/diario/2010/03/01/elmundo/i-02149876.htm

lunes, 1 de marzo de 2010

CUATRO MINUTOS DE ETERNIDAD/ Miguel Schapira

Son cinco minutos. La vida es eterna en cinco minutos. El estribillo de aquella canción de Víctor Jara en la que una mujer chilena, Amanda, se abrazaba a la vida en los cinco minutos que duraba el encuentro con su amado durante el receso en la fábrica, visitó suavemente mi memoria en la madrugada del 27 de febrero en el preciso instante en que, abrazado a mi esposa Kirsten-Maria bajo el marco de la puerta de entrada de mi departamento, sentí , durante casi cuatro eternos minutos, temblar la tierra en Chile.

A las criaturas humanas nos mueve la vocación de intentar identificar aquellos momentos exactos de la vida – generalmente dramáticos- en los que nuestra existencia se fractura en un antes y después. Suele ser un ejercicio a geometría variable que tiene la tendencia a ir mutando con cada cataclismo personal que vamos experimentando. Circunstancias singulares de mi vida personal y profesional me han convertido en testigo directo y muy próximo de una lista inquietante de elementos desatados y situaciones límite: un huracán en Centroamérica, un volcán en erupción en Filipinas, una inundación de lava en Colombia, un alud de barro en Venezuela, un terremoto en Costa Rica, un tornado en Iowa, una tormenta de nieve en Kazhasktán…Pero nada, absolutamente nada, de lo ocurrido en mi azarosa errancia puede compararse a lo que viví, sentí y experimenté durante aquellos cuatro interminables minutos bajo el dintel de la puerta en ese departamento del piso 14 en la comuna de Providencia en Santiago de Chile.

Primero fue el sacudón violento, traicionero, incomprensible, que alteró, a las 3:24 de la noche, el momento más profundo del sueño. Luego el grito desgarrador de Kirsten, ¡terremoto! Después, el gesto instintivo, internalizado a fuerza de tanto escucharlo, de correr a buscar refugio bajo la viga más sólida. Unidos en un abrazo fusional, los ojos cerrados, los dientes apretados, los cuerpos entregados, mi esposa y yo nos abandonamos a la furia del monstruo. Un monstruo que comenzó a sacudirse con movimientos espasmódicos, brutales y caprichosos que crecían en intensidad a cada segundo. Al principio fueron saltos muy bruscos, seguidos por giros, bamboleos y vaivenes que se sucedían en un movimiento anárquico y en un crescendo deliberadamente destructivo.

La imagen que acude a mi espíritu en el momento que escribo estas líneas, es la de aquella cama convulsiva en la que yacía aterrada la niña poseída por el demonio en la película “El Exorcista”. Porque también el rugido del Monstruo era diabólico. ¿Alguna vez escuchaste el bramido que emerge de la garganta de la tierra? Es seguramente el sonido más aterrador que pueda registrar el oído humano, acaso la concreción acústica del gruñido de los dragones de las historias medievales o de los ruidos que atizaban los miedos más oscuros de tu infancia. Librados a los caprichos de las placas geológicas, todo pierde entidad, nada conserva identidad. Ni tú, esperando impotente un desenlace que dada la violencia de la tierra imaginas fatal, ni las paredes que te protegen, ni los techos que te cubren, ni los objetos que te rodean. Todo se desmorona, literalmente se desmorona. Un minuto, dos, tres; la vida es eterna en cuatro minutos. Las estadísticas ya registran que éste fue no sólo uno de los terremotos más potentes de la Historia sino también el más largo. Cuando la tierra dejó de moverse y Víctor Jara dejó de cantar, nos miramos a los ojos y sobrevino la catarsis. ¿Lo que acaba de ocurrir, ocurrió realmente? ¿Fue una pesadilla? ¿Estamos aún con vida o acabamos de convertimos en habitantes de otra región de la existencia? Los sollozos, sin embargo, eran reales. Así como el temblor de nuestros cuerpos y los gritos de pánico que entraban por las ventanas. Sin luz, sin agua, sin corriente, sin comunicación con el mundo externo, avanzando a tientas por un departamento oscuro y devastado, comenzamos a reconocer el paisaje después de la batalla. ¿Vale la pena mencionar cuan relativo puede ser el valor de las cosas materiales ante la certeza de tu propia materialidad?

Narrar mi pequeña experiencia individual en esta tragedia que asoló a todo Chile me coteja pudorosamente ante el drama de centenares de miles de personas que hoy lloran a los suyos, aplastados por los escombros o arrastrados por la ola; escribir mi vivencia más personal ante el terremoto de Chile representa para mí un acto de humildad frente a quienes todo lo perdieron y un homenaje íntimo al extraordinario país hermano cuyo territorio bronco inspiró una vez estos versos de Pablo Neruda:

Que corran las cuerdas del canto en el viento extranjero

porque mi sangre circula en mi canto si cantas,

si cantas, oh patria terrible, en el centro de los terremotos

porque así necesitas de mí, resurrecta,

porque canta tu boca en mi boca y sólo el amor resucita.

RIO BRANCO LLEGÓ A CARACAS

La Samba se desató en el Hotel Pestana con bastante vino y escocés porque era una noche especial, tanto para la Embajada de Brasil como para los ilustres condecorados que recibieron la muy ilustre Orden de Río Branco, el Instituto de Altos Estudios Diplomáticos de la legendaria Cancillería Brasileña.

La música la puso el Grupo musical Os Sambistas, las condecoraciones las impuso Embajador Antonio José Simoes y la recibieron Bobby Coimbra, Maximilian Arbeláez, Avellaneda, Viceministro de Hidrocarburos e Irlanda Rincón, Directora del Instituto Cultural Brasil Venezuela.

El gentío, como era de esperarse bailó y bebió al son que le tocaron. Ahí estaban, entre otros, la Cónsul Gral. de Brasil Mariangela Rebua de Simoes, Gabriel Moreira el Agregado Cultural y Bianca de Moreira, su bella esposa. Así como Jenny Woodman y Bobby Coimbra, el condecorado.


Clarissa Della Nina diplomática de la embajada y nueva agregada cultural. Neni y Andrés Tábora, Claudia Prado, Carlos Wagner (presidente Bigot), Eugenia Meijer, el nuncio, el Embajador de Dominicana y unos cuantos amigos de Irlanda: Maitena, Guillermo Barrios, Ana María, Pili, Carlos Ancheta, Juan Luis Hernández, Ignacio Ávalos, también su mamá y su hermana Irlanda Chalbaud y María Jimena.

En el videíto aparecen casi todos.

video


CELEBRANDO A TOMÁS ELOY EN KALATHOS / Fotos de Nella Ochoa








Click aquí