jueves, 25 de marzo de 2010

¡EL MEJOR REGALO! / © Carlos M. Montenegro


No hace mucho remití al director de Meridiano, el diario donde se publica originalmente esta columna, Víctor J. López, una selección de mensajes de personas que me leen y tienen la deferencia de enviarme sus comentarios, casi siempre positivos, al e-mail que suele acompañar a mi columna. La idea era pavonearme un poco y hacerle notar que hay quien me lee e incluso que a algunos les gusta. Acusó recibo de mi correo y me felicitó pero acto seguido me disparó esta andanada: “¿Y tú contestas sus correos agradeciéndoles el detalle?”. Confieso que no me esperaba eso, así que medio confundido le dije que lo hacía con los que me enmendaban la plana o los que a veces me malentendían para aclarar las cosas o para disculparme por el yerro. A lo que me replicó algo así como: “pues muy mal hecho, lo menos que puedes hacer es agradecer que se hayan molestado en escribirte unas líneas sobre tu trabajo”. O sea que “fui por lana y salí trasquilado”, como reza el viejo proverbio castellano o más corto: salí regañado.
Recapacitando, veo que al veterano jefe no le falta razón y he decidido agradecer a todos mis comunicantes su deferencia, pues la verdad es que cada vez que recibo sus correos me siento muy orgulloso. No me es posible hacerlo de uno en uno pues aunque no son multitud, tampoco son escasos. Espero me excusen.
Guardo en mi memoria algunos detalles gracias a Internet, por
ejemplo: desde Rusia reciben por la web lo que Meridiano publica; son dos venezolanos que residen allá, una profesora de español cervantino y otro que al parecer es un próspero empresario. Desde Argentina también me suelen mandar parabienes, lo mismo que desde Curitiba, al Sur de Brasil. Un señor de apellido Konrad o Conrad me dijo que esperando en la consulta del médico, leyó en un Meridiano retrasado “Los Culpables …”,  averiguó el día en que salía y desde entonces compra el periódico todos los miércoles, ¿no es fantástico?
Hay venezolanos en Los Ángeles Ca. y otros estados que me han escrito pues leen Meridiano por Internet y de paso a mí. También hay lectores que reportan desde España, especialmente una en Barcelona que por medio de amigos me hace llegar sus halagos y varios en Madrid; en Logroño, mi ciudad natal, una amiga me corrige inexactitudes. En Venezuela tengo quienes también me trabajan el ego, como un gran maestro de psicoanalistas, y una muy especial que me ayuda a corregir. Mis familiares y amigos íntimos los doy por descontado.
Todo esto es para decirles cuán agradecido estoy, y que mientras escribo como estoy de “cumple”, sus correos son mi mejor regalo de cumpleaños. Hoy me hacen sentir muy importante.

1 comentario:

Ariadna dijo...

hola que tal! permítame felicitarlo por su excelente blog, me encantaría tenerlo en mis blogs de entretenimiento (animes,peliculas,etc ).Estoy seguro que su blog sería de mucho interés para mis visitantes !.Si puede sírvase a contactarme ariadna143@gmail.com

saludos


Click aquí