sábado, 1 de septiembre de 2007

ACCESORIOS Y OTRAS MENUDENCIAS/ Cuentos Bar-rocos de Gustavo Oliveros



Los accesorios se han vuelto imprescindibles en la vida de los seres humanos. Es más, todo en nosotros debería ser del tipo accesorio. Imaginemos nuestros dientes parejitos y blancos sin manchas de vino o nicotina, sin caries de ningún tipo, sin el temor de un dolor de muelas, claro, son accesorios. Así como loslentes, los ojos deberían igualmente ser accesorios, !epa! ¿cuánto cuestan esas pupilas verdes?, así podría uno dirigirse a un buhonero que las tiene de todos los colores y al precio de 2X1.

Hay cosas innecesarias en el ser humano. Las uñas, por ejemplo, que apenas sirven para rascarse las picadas de zancudos. El cabello que con el tiempo nos muestra su cara fea: la de la calvicie o aquella de las canas. Las amígdalas y el apéndice. Ojalá uno pudiera comprarse un corazón en una carnicería y colocárselo inmediatamente cuando el nuestro comience con sus fallas características.

Imaginen que cuando el hígado se sature de tanta caña,

uno pueda adquirir otro a módicos precios y si es posible en cuotas

y mandar el dañado al traste; sería genial. Ni hablar de los

genitales: Oye tu dame dos bolas nuevas que éstas ya se herniaron.

Y así paremos de contar. Nadie debería perder su tiempo en

ir al baño, si los instestinos fuesen desechables. Dame tres

metros más del grueso que éstos ya están saturados. Igualmente

con los riñones. Si se es obeso, pues nos compramos un estómago

de una talla más pequeña y listo, debe caber en éste menos

butifarras. El ser humano no se complicaría tanto la vida:

Glucosamine con Chondroitin cada mañana para mitigar los

dolores de coyunturas, !ja! dame cuatro articulaciones más que

éstas se trabaron y listo. Nada de fitina para recordar lo que nos

ocurrió ayer y se nos olvidó hoy. ¿Para qué el pastillero? si con

llegar a la bodega y pedir un paquete de neuronas nuevas el problema

ya queda resuelto. Nadie debería asistir al martirio de las

escuelas y a las graduaciones universitarias a no ser por hobby o

por jodedera: Las universidades venderían neuronas titulares con

la salvedad de que para adquirir las de post grado, antes debes

haber comprado las del pregrado. En serio, no hay nada mejor

que los accesorios. Se me olvidaba la parte del sexo. Cualquier

incorforme podría llegar a “Kamasutra” y pedir en vez de pantaleticas

de papel con sabor a fresas, un buen accesorio para satisfacer

a las exigentes en esta materia. En fin, el mundo y la ciencia

deberían ser sensibles a este petitorio y pensar que no sólo de

pan vive el hombre, también de accesorios.

2 comentarios:

Glorimar Sotillo dijo...

Q bien, me encanto! como siempre me hiceste reir, un abrazo... Glori

Colonia dijo...

Mi viejo amigo me encantó tú articulo se parece mucho a tí. Espero que alqún día visites las barras en la ciudad de Köln (Colonia)aquí te esperamos.
Desde Alemania, un abrazo muy fuerte, Colonia.


Click aquí