lunes, 1 de octubre de 2007

LA PONIATOWSKA Y LA GRAPPA/ Gustavo Méndez

En las barras caraqueñas suelen hacerse vanos torneos sobre los temas del día. Incluso ―aunque no me crean― sobre valores de literatura o, al menos sobre las gratificaciones honoríficas o dinerarias que, en ocasiones, se obtienen en ese campo. Recientemente, a propósito de la escogencia de HELENA PONIATOWSKA como ganadora del premio Rómulo Gallegos, se abrieron varias discusiones en paralelo.

Después de asentar que el premio se otorga a una novela reciente y no a la obra de una vida, se preguntaba algún avieso, si en verdad se la distinguió a la novelista como ‘luchadora social’, una “recompensa a la labor del periodismo”, como ella afirmó en una entrevista o, como bien dice el veredicto: la novela “es una epopeya colectiva por la dignificación del trabajador”; o se la premió por el valor intrínseco de la novela.

Otro malvado, a propósito del ensayo del compañero de página TULIO MONSALVE ― “Tren pasó primero …”―, por el que narra el grato encuentro que mantuvo con la galardonada, verificaba que el tema del social-realismo no había sido tocado en el artículo; así como tampoco hay referencias acerca de las virtudes literarias de la ganadora, sino a su origen social, a su título nobiliario: ‘LA PRINCESA’, se la llama allí en un par de ocasiones. El inicuo proponía el tema de dilucidar si el premio se lo dieron por ‘luchadora social’ o por ‘princesa’. La mayoría se pronunció por lo segundo. Uno de esos sesudos que concurren a las barras ―aunque no estén en la Academia―, justificó el veredicto tabernario: si Zamora y sus federales utilizaban el amarillo como distintivo frente al ROJO de los godos; si este color siempre fue propio de las altas clases, seglares o religiosas, la realeza y los cardenales (sobre todo por el alto precio del tinte púrpura); si el propio padre del Presidente fue llamado ‘Hugo DE LOS REYES’, es obvio que esa inclinación no puede explicarse sino como una típica operación mediante la cual los oprimidos se apropian de los signos y símbolos de la clase contraria … para mejor combatirla … ¡Como poseer (o ansiar poseer) un Hummer, beber grappa o vivir o querer vivir en La Lagunita o en el Country Club! Por derivación: había que votar por La Princesa.

El veredicto del Rómulo Gallegos no fue unánime. Según informó la prensa escrita, fue una decisión dividida, sin determinar como fue la votación individual. El tercer tema fue en una de esas barras, entonces, el de precisar los nombres de los 2 disidentes. Según el sentir general, fue inmediatamente descartado el ganador del premio en la anterior edición, el novelista español ISAAC ROSA, pues fue el único miembro que manifestó públicamente su inclinación por la novela del escritor mexicano DAVID TOSCANA. También fue descartado el nombre del presidente del jurado LUIS BRITTO-GARCÍA, por considerarlo un activo hombre de bien, incapaz de ningún acto que pueda reputarse como desleal o como apático. Doblemente consecuente: después de haber ganado varios primeros galardones en los concursos literarios auspiciados por el gobierno cubano (1970, 1979 y 1980) es impensable considerarlo así. Además, alguien que usa sus 2 apellidos separados por un guión señorial, no podía, sino votar por la Princesa.

Con lo que quedaban 3 miembros para escoger 2 entre ellos. Y no hubo acuerdo sobre el punto, pero sí en la consideración según la cual, a tono con los tiempos, la obra premiada ha debido ser la del otro mexicano, sólo por el título: “EL EJÉRCITO ILUMINADO”, la llamó Toscana.

4 comentarios:

Salvador dijo...

Pablo: No le hagas caso a este tipo. Demostrando la profundidad del aserto de Diosdado: “Chávez lo tiene loco”. Ignora la magnitud del aporte de Poniatowska a la lucha de los explotados y también los esfuerzos de Hernández Montoya y Monsalve durante toda su vida.

Gustavo dijo...

GUSTAVO MÉNDEZ RESPONDE:
Se sabe que la ‘locura’ como otros estados emocionales e intelectuales es contagiosa. La frase de Diosdado que el anónimo e iracundo lector utiliza, podría cambiarse por ésta: “CHÁVEZ SE LA PEGÓ”. Mención aparte: es cierto que la ganadora tiene sus méritos humanos y literarios, sólo que Monsalve resalta, en lo esencial, su origen social. Quizá sea conveniente copiar el texto del correo con el que mandé mi pequeña travesura:

«Pablo: te envío estas líneas en relación al premio Rómulo Gallegos. Quería decir algo mas: p.ej. como fue que Gallegos también fue ferroviario, en 1905; que en México suelen preguntarse como fue que habiendo sido los ferrocarriles un pivote de la Revolución, fueron
Demetrio Vallejo y sus revolucionarios los que los acabaron; que la ganadora pronunció frases en su discurso de aceptación que la enaltecen: "Rómulo Gallegos resultó presidente en 1948 por la elección popular más extraordinaria que se ha dado en América y su talla moral
equivale a la de José Martí"... "Así como lo dijo Bolívar: 'Este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desamparada para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas". Claro que las frases de los famosos sirven para lo mismo: justifican desde el pasado nuestra conducta actual ... como los versículos de la Biblia.

No hablo de política contingente, que sería una suerte de línea editorial del blog, amainada. Hablo de luchas sociales y de la interrelación de las clases; siempre en pasado, incluido el lejano día del bautizo de Hugo de los Reyes. Es obvio que no se puede hacer referencia a la manera como se otorga el premio: selección de los jurados, sus preferencias literarias, etc. sin hacer mención también a sus opciones dentro de la sociedad y en la política. Sobre todo si es
el Estado (este Estado en particular), quien lo auspicia».

Tulio Monsalve dijo...

¿ Vale la pena responder ¿. …. quien sabe ....¿

Fue publicado en su Barra unescrito con la firma de uno de los asiduos del lugar, titulado La Poniatowska y la grappa, el mismo hacia clara referencia a uno qué con mi nombre fue editado con anterioridad el 18 de septiembre de 2007, identificado como "El tren pasó primero y la grappa después". Sobre lo escrito por quien hacia comentarios críticos a mi nota, solo debe decir que sencillamente estoy en total desacuerdo en la forma y el fondo con lo expuesto.

Sin embargo, debo agradecer, primero, el interés que demostró por leer el contenido de lo que allí expuse, segundo, dar y mantener respetuosa acogida a una opinión que no comparto.

Queda solo agregar que la nota indicada comenta un vacío: no haber recogido nada de la obra ganadora o de las notables y mas que probadas condiciones de la extraordinaria escritora que es Helena Poniatowska, con titulo de Princesa, aunque irrite a algunos. Circunstancia, solo un dato irrebatible en su vida.

Al respecto debo decirle que antes del 18 de septiembre, desarrolle un trabajo, sobre estos y otros aspectos en los que intento rescatar mi admiración por la obra y por la escritora, mismo que fue publicado en Venezuela Analítica y puede ser leído en el link: "Silbo la locomotora Helena Poniatowska" http://www.analitica.com/va/sociedad/articulos/9611816.asp.

El articulo también alude a otro finalista del Premio Rómulo Gallegos, David Montana, quien tiene meritos suficientes y calidades excepcionales como una avasallante originalidad, sobre él, realice ensayo que puede ser revisada en "El ejercito iluminado"

http://www.analitica.com/va/sociedad/articulos/8661969.asp

Siguiendo con escritores que participaron, me permito recomendar otro gran novelista peruano cuya obra también tuvo comentarios muy favorables de los jurados del Premio, el Señor Alonso Cueto, a quien reseñé en articulo publicado el 13 de septiembre y se puede revisar en el presente link.

"La dignidad nadando entre malandrines"

http://www.analitica.com/va/sociedad/articulos/3025120.asp.

Todo lo hago con la intención de que los amigos de la Barra tengan otras referencias sobre el Premio Rómulo Gallegos y logren darle mas animosidad y diversión plena a sus cuitas, aunque sea con temas literarias.

Como post data deseo recoger una cita de Antonio Machado sobre el tema de la crítica: "las enfermedades del hígado y del estómago han colaborado también con el ingenio literario. Pero no han producido nada importante".

Reciban los amigos de la Barra mis saludos.
Tulio Monsalve

Gustavo dijo...

GUSTAVO MENDEZ dice:
Efectivamente, amigos. La relación de tamaño entre cerebro y cuerpo hace distinto (¿superior?) al ser humano. Entre los vertebrados, el hígado es la mayor de las glándulas, pero no es la residencia de las ideas. Por otro lado, hasta que la realidad (como siempre) me convenció de otra cosa, siempre creí que la Revolución era cosa de plebeyos, de hombres del común. No se si lo haga sinceramente, pero razón lleva el compañero Presidente Continuo cuando declama contra las Hummer y el whisky ’18 años’. Pese a todo, no hay duda (yo no la tengo) que el hígado nos es muy útil a los barreros; preciso: el hígado, no sus enfermedades ―como dices que dijo Antonio Machado―. Frente a la inmensa autoridad de la cita, ahora dudo de la existencia de Van Gogh, Buñuel, Hemingway, Churchill, y de la de otros ilustres borrachos. ¡Salvo que la grappa y las Princesas sean la enfermedad misma y no sólo su síntoma!
P.S. Me encantó que me mencionases sólo como “uno de los asiduos del lugar”. ¿Neuronas destruidas? ¿Enfermedad del estómago? ¿Del hígado? Mejor así. Para ser mal nombrado es mejor ser sólo aludido … para que no me suceda como al autor de “El ejército iluminado”. Tulio: NO ES MONTANA, ES DAVID TOSCANA. A MONTANA también lo citamos en las barras, ¡pero sólo cuando hablamos de los grandes quarterbacks del fútbol americano!


Click aquí