miércoles, 10 de octubre de 2007

EL «NO-DO» DE LOS YANKEES DE NEW YORK/ Gustavo Méndez

el Bombo de Bob Abreu que no pudimos ver

Anoche (la noche del lunes 8) estaba en una barra de Las Mercedes, rodeado de pantallas ‘plasma’ de donde surgían las imágenes correspondientes al juego CLEVELAND-YANKEES. No se si lo que diré sea válido para todos los venezolanos, pero una muy amplia mayoría de los que conozco, es decir, los ‘barrosos’, suelen ser fanáticos o partidarios de los equipos exitosos: LEONES DE CARACAS, REAL MADRID, BARCELONA, YANKEES DE NEW YORK, etc. Por tanto, todos los que estaban allí (menos yo, aclaro) esperaban el batazo que acercara a los Yankees.

Como una suerte de metáfora de la ineptitud y de la propensión a entrometerse en la diversión de la gente, hacia el final del juego, cuando bateaba nuestro BOB ABREU por los Yankees y tenía oportunidad de acercarlos en el marcador, hizo contacto imperfecto y levantó lo que Beto Perdomo quiso llamar un ‘bombo’, cuya dirección era incierta, parecía dudar entre las tribunas y el terreno de juego. Justo en ese instante, mientras la pelota titubeaba en el aire, la imagen fue sustituida por el inefable caballo de las cadenas presidenciales, sin que pudiéramos enterarnos sobre el destino final de la bola.

Un español que acompañaba en la barra, republicano, izquierdista, ‘rojo-rojito’, fue el primero que estalló en indignación. Recordó como en los tiempos de ese otro Caudillo, FRANCISCO FRANCO, era obligatorio ver un noticiero que llamaban «NO-DO» —acrónimo de «Noticiero Documental»—, en el que se contaban más con imágenes que con palabras —aquél Caudillo no era tan hablachento—, las realizaciones y avances del gobierno. No podía entender el compañero de barra como un sistema de información y propaganda podía ser tan chapucero como para frustrar la posibilidad de los Yankees por el galope de un caballito. —“Por más que mire hacia la izquierda”, bramó.

Por no meterme en más problemas, no relataré todo lo que dijo sobre el acto mismo que luego empezó a televisarse: entre batas blancas, un homenaje al médico argentino aquél que para ‘liberar a la humanidad’ y construir al ‘hombre nuevo’ transitó el camino que lo condujo a la muerte, hace unos 40 años. —“Los que creemos en la vida siempre le ganamos a los que pretenden la muerte”, dijo mi amigo español antes de irse sin pagar.



1 comentario:

Gustavito Méndez dijo...

Antes se escuchaban los juegos en vivo por radio, posteriormente a verse en vivo por televisión, y ahora, gracias a la avanzada tecnología y a que no nos queda "de otra", los fanáticos del béisbol tenemos que leer los juegos en vivo a través de internet, extraña paradoja que me lleva a preguntarme si verdaderamente avanzamos, o retrocedemos...


Click aquí