martes, 28 de agosto de 2007

DEBATES TABERNARIOS ( BEBAMOS Y DISCUTAMOS) / Gustavo Méndez

La única objeción que tengo contra esta «BARRA» es que es más virtual que real. Me desdigo y me explico: paradójicamente … pudiera ser demasiado real. Corresponde a cierta conducta acomodaticia que ronda por ahí, que nos invade, que no queremos percibir y que quizá sea “políticamente correcta”. Pero … en otro lado. Es justamente para eludir ese ambiente que nos refugiamos en las tabernas, para intentar escapar de los peligros de la calle, de la estolidez de la oficina o de la mediocridad del hogar y lo logramos … por instantes. Es suficiente como recargo de pilas, pues ya sabemos que la felicidad es un momento y no una permanencia.

La barra es una nata, exquisita aunque opaca, una penumbra, una atmósfera inatrapable, cuya necesaria media luz, en cuanto oscuridad, nos impide percibir algunos detalles, pero en cuanto claridad nos permite avistar la gruesa realidad … y ¡discutir sobre ella! Y de frente, no viéndola con el rabillo del ojo.

Es cierto que buena parte de los dueños de restaurantes a falta de un buen juego de fútbol o de béisbol en la TV, prefieren lanzarse por los animalitos de VIVE TV, saturarnos de los verdes escenarios donde se practica golf o los blancos y pardos donde mayoritariamente se juega tennis, en lugar de actuar resueltamente, por la calle del medio, y colocar GLOBOVISIÓN o el CANAL 8. Creen que así mantienen parroquianos y habitués de uno y otro sexo (pude decir bando), cuando en realidad corren a unos y a otros. Aunque de alguna manera escribamos sobre esos dueños en esta BARRA, no veo porque debamos imitarlos.

Que se inclinen esos dueños, en política, por la neutralidad, por la persecución de una ‘ilusión de armonía’. Ya sabemos, es la hipocresía de la vida pública propia del capitalismo (originario, neo, de Estado, salvaje, etc.). La tensión entre realidad y su representación simbólica, que siempre ofusca nuestra personalidad y nos lleva a trabajar sobre coordenadas ficticias.

Es una aberrada impostación de la realidad ‘barsiana’, incongruente con los fines y la práctica tabernaria tal como la conocemos … y amamos. Por mas esfuerzos que hago no me imagino a la pandilla de Antillano que en general conforma el Consejo de Redacción de esta BARRA, discutiendo en voz baja —sin intemperancias, incontinencias, provocaciones, liviandades o excesos—, en una taberna verdadera, temas como i) las hostias intoxicadas de Raúl Fuentes; ii) el Doppelgänger neoyorkino de Oscar Hernández; iii) Los encargos españoles de Andrés Aguilar; iv) los edulcorados cocteles de Méndez o sus fantasmales músicos y militares. Etc.

La taberna que me gusta es la que debe ser, la que es: la catedral del chisme, el templo de la murmuración, la basílica de la maledicencia, el stadium de la palabra altisonante. Sucede que en esta BARRA sólo hablamos de deserciones, ausencias, distancias y otras lejanías que, por inasibles, no nos son permitidas: Valera Mora, Hemingway, Saúl Alvarado, Caupolicán, Garmendia, Mary Ferrero, Nogales Méndez, González Vegas … Arenas margariteñas, bares europeos o neoyorkinos.

En fin, sostengo que una BARRA que se aprecie debe ser representación simbólica de las circunstancias y, por consecuencia, discutir sobre temas actuales: ‘Chávez es comunista/fascista’; ‘la reelección no es indefinida sino continua’ (o perpetua); ‘Rangel y Diosdado forman parte ‘del chavismo sin Chávez’; ‘Rosales y Borges son agentes del gobierno’; ‘Álvarez Paz y Ledesma también lo son’; ‘El Nacional se vendió a Barreto’, ‘la oposición no tiene ni líder ni plan’. Al no atreverse a escribir sobre esos temas ―hay otros, claro―, la BARRA se descafeina, resulta muy light. Puede morir por delgadez extrema.

Es como si esa cierta tendencia puritana que ha impuesto la abolición del cigarro (ablación del “útero de humo”, diría Roberto Echeto) en los restaurantes y tascas, prohibiese también el consumo de alcohol en las barras. Ya lo oí en la lengua de un mal hablado, en una taberna de verdad: ¡¡ESE CODIGO ES MAS FASTIDIOSO QUE UNA BARRA MUSULMANA!!

Gema1943@gmail.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Uh Ah Chávez no se va !!!

Anónimo dijo...

No le hagas caso a éste , Pablo. No puede vivir sin Chávez. Es su alimento principal, y viceversa....

Enrique García dijo...

Gustavo, saludos, he visto tus notas en Codigo de Barra, saludame muy carinosamente al amigo Pablo, lo felicito porque sigue como un Rey Midas en lo de hacer buenas publicaciones, aprovecho ver la revista en la barra de mi laptop, con unos buenos caldos de la region, acompanados por los tradicionales quesos de la France.
Veo que eres tan buen escritor como abogado, solo que debes dejar a un lado ese lastre de empecinamiento con Chavez, recuerda que somos antes y despues mas que cualquier Chavez;
Un abrazo y saludos a la esposa y a Cayetano;
chao


Enrique Garcia


Click aquí